Noticias

La terrorífica historia de Julieta y los 9 años que vivió presa de sus padres. Este es su relato

Aún sigo un poco en shock. Esta terrorífica historia comenzó hace dos años atrás cuando salió a la luz la noticia de una jovencita de 15 , en Argentina, que había sido esclavizado durante 9 años en un sótano, rodeada de un perro e incluso, sin explicación coherente, de un mono. Las investigaciones demoraron un buen tiempo en determinar quiénes eran los verdaderos culpables hasta que hace poco se reveló que esta crueldad inhumana fue cometida por sus padres adoptivos.

encerrada

La historia comenzó cuando la mamá biológica de la niña, con apenas 2 años de edad, la entregó a una pareja en Buenos Aires bajo el régimen de “guarda provisoria“. A partir de ahí al poco tiempo comenzó la tortura de Julieta.

Después de ser rescatada un 29 de noviembre, la internaron en un hospital para que se fuera recuperando y cuando ya pudo expresarse, la chica contó que “dormía en el garaje, la sacaban en pocas oportunidades, sólo una vez por día, no sabía dibujar y si no dibujaba la encerraban de nuevo y no la sacaban más del garaje, la sacaban para Navidad y ese día le daban de comer, estaba todo el día dentro del garaje y la cuidaban poco.

Se sabe que de los padres adoptivos, la mujer, Adriana Barros murió en enero del año pasado y el hombre Daniel Gómez está detenido y fue condenado a 8 años de cárcel.

No existen elementos que permitan vislumbrar la posible aplicación de alguna de las causas de justificación o de inimputabilidad“

El fallo de 61 hojas del caso, que recoge el relato de la chica, determinó cosas bastante puntuales. Julieta dormía en el garaje, donde había un perro que la mordía y no la llevaban al hospital a curarla, no tenía dónde dormir y pasaba mucho frío. La pareja se mudó 3 veces y se supo que en la segunda casa también había un garaje donde escondían a la chica amarrada a la jaula del mono. Al mismo tiempo se supo que si Julieta quería salir, ellos la desnudaban y le decían que se fuera así. La alimentaban de pan y agua y la golpeaban cuando querían.

Durante el juicio, Gómez reconoció todas estas acciones pidiendo disculpas por todos los daños causados a Julieta. Se sabe que la chica, a pesar de todos los cuidados que recibió desde que fue rescatada, no logró aprender a escribir ni a leer. Los profesionales que la atienden afirman que se trata de una persona discapacitada por todos los daños que recibió pero que tratarán de darle todos los conocimientos correspondientes para una futura vida profesional.

Ahora la joven se encuentra internada viviendo un largo proceso de recuperación.